Pautas título

Pautas de manejo en cirugía pediátrica

Enfermería en cirugía pediátrica

Administración de medicamentos por vía oftálmica

 

Definición:

Aplicación de un medicamento en forma de ungüento o gotas en los ojos.

Objetivos:

Prevenir y controlar la infección.

Aliviar el dolor y la congestión de la conjuntiva.

Dilatar o contraer las pupilas para algunos tratamientos o exámenes.

Lubricar el ojo para evitar ulceras de córnea y otras complicaciones.

Disminuir la inflamación.

Recomendaciones:

Lavado de manos con técnica aséptica antes y después del procedimiento (según protocolo).

Emplear un gotero en buenas condiciones.

Verificar en que ojo se va aplicar el medicamento.

Observar el estado de la piel al quitar el apósito.

Empezar por el ojo en mejores condiciones o no infectado, cuando es para aplicar en ambos ojos.

Evitar que el gotero o tubo del ungüento toque el ojo.

Mantener el tubo del ungüento en la mano por unos minutos para calentarlo.

Evitar que el paciente se frote los ojos con las manos.

Hacer limpieza externa del ojo con torundas o gasa estériles y solución estéril antes de aplicar el medicamento del ángulo interno al externo en caso de no haber infección.

Si hay que aplicar gotas se debe cambiar el apósito.

Antes de aplicar el medicamento en los ojos, para que la solución no penetre en el conducto lagrimal se lleva un poco la cabeza hacia atrás y a un lado. Esta precaución es especialmente necesaria en soluciones tóxicas como atropina, porque la absorción del fármaco en exceso por el conducto nasolagrimal a la faringe puede ocasionar síntomas tóxicas. Conviene presionar el ángulo interno del ojo después de la instilación de las gotas, para evitar que el exceso de solución penetre en las fosas nasales.

Procedimiento:

Explicar el procedimiento al paciente.

Coloque al niño en posición supina o decúbito dorsal, con la cabeza extendida (sin almohada), y se le pide al niño que mire hacia arriba. Se usa una mano para tirar del párpado inferior hacia abajo, y se apoya en la cabeza la mano que sujeta el gotero (ver figura). De manera la mano del gotero se moverá junto con la cabeza del niño y se reducirá las posibilidades de causar traumatismos a un niño que se resista, o derramar el medicamento sobre su cara, se forma un pequeño "saco" de la conjuntiva tirando el párpado inferior hacia abajo; en el se aplica la solución o el ungüento, nunca directamente en el globo ocular. Otra técnica eficaz es tirar del párpado inferior hacia abajo y afuera, para formar una "taza" en la que se deposita el medicamento.

Se cierran con suavidad los párpados para evitar la expulsión del medicamento, y se pide al niño que mueva el ojo en todas las direcciones para lograr la distribución uniforme del fármaco.

Se limpia el exceso de medicamento del ángulo interno hacia afuera, a fin de evitar la contaminación del otro ojo.

La aplicación de presión con los dedos en el punto lagrimal del ángulo interno del párpado durante un minuto evita el drenaje del medicamento hacia la nasofaringe y con ella, el " sabor" desagradable del párpado.

La instilación del medicamento oftálmico en lactantes es la que resiste mayores dificultades, ya que es frecuente que cierren los párpados y las aprieten con gran fuerza, una solución consiste en colocar las gotas en el ángulo interno, en el punto en que se unen los párpados. El fármaco se acumula en esta área, y cuando el niño abre los párpados, aquel fluye hacia la conjuntiva.

En el caso de niños de corta edad suele resultar útil aplicar la táctica jugando. Así se indica al niño que mantenga los ojos cerrados mientras la Enfermera cuenta hasta 3 después los abre momento en que se instila inmediatamente las gotas.

Se puede aplicar el ungüento cuando el niño esta dormido tirando suavemente el párpado inferior hacia abajo para colocar el fármaco en el saco conjuntival interior.


Fernando Álvarez López
Webmaster y Editor

feral@telesat.com.co
fal